fbpx
Negocio Internacional
11 marzo, 2020
Show all

Una Verdad

UNA VERDAD

He venido a decirte una verdad que nunca te dijeron o que mantuvieron oculta por mucho tiempo… más bien es una mentira que ha pretendido convertirse en verdad. En realidad es una idea, un recuerdo. Algo que algún día supiste pero que has decidido olvidar y guardar… guardar por allí en lo más profundo de tu mente. 

Ahora solo quiero recordarte que hace mucho tiempo atrás, una pareja inició una danza que parecía prohibida, pero al mismo tiempo adictiva, placentera. Una mezcla de baile brusco y a la vez delicado, que unía a estos dos seres en uno solo; un solo cuerpo, un solo elemento. La experiencia era traumáticamente fascinante. No duró mucho tiempo, cuando al mismo tiempo parecía detenerse el reloj para perdurar una eternidad.

Solo puedo decirte que eran cerca de dos millones por un lado y por el otro alrededor de cuatrocientos mil; que parecía una batalla campal de la época medieval, pero como una lotería o quizás no tan casual sino más bien causal, uno de cada lado tuvo el honor de representarte y a la vez darle paso a tu llegada, como si los líderes de cada bando hicieran las pases y terminaran abrazados en una sola silueta.

Era casi imposible que esta unión ocurriera. Tenían que conjugarse muchísimos factores, pero aun así se materializó. Parece mentira decir que tuviste gran responsabilidad en este acto aunque no estuvieras presente, no tanto físicamente sino conscientemente.

Regresando a los números fueron treinta y seis semanas de un vaivén entre la vida y la muerte, entre el deseo arraigado y la falta de deseo marcado. De turbulentos sacudones y pensamientos profundos que influían en ti y en tu personalidad a cada segundo.

            De millones pasaste a ser dos, luego uno. ¡Tú el número uno! Acobijado en un espacio extremadamente pequeño, con sensación de estar en el espacio exterior o la inmensa profundidad del mar, sin fronteras, lo que hacía que te trasmitieran una suave paz y tranquilidad, relajación, en hermosos paisajes contaminados con muchos peligros inhóspitos.

Aun así querías permanecer allí;  en ese ambiente cálido, amable, rico y placentero; en todos los aspectos, que te daba seguridad total, tranquilidad absoluta. Pero paradójicamente tu salida de ese sitio tan beneficioso para ti, en el momento justo, era la única solución para mantenerte vivo y esa es la orden a partir de ahora, mantenerte vivo de mente y corazón.

Es el momento más crítico, la hora de tu salida pero que a la vez fue llegada. El parto, es ese desprenderse de la comodidad y a la vez llegar a lo nuevo, a lo desconocido, fue difícil pero se repitió la historia y saliste con la victoria. Prácticamente no estas naciendo sino ¡Renaciendo!

Volviendo a quedar en soledad, aunque estés con la compañía de muchos. Es necesario que te ayuden, tú sabes que la necesitas pero no puedes solicitarla, tampoco lo harías si pudieras hacerlo. Eso acrecienta la inutilidad y la inferioridad de tu ser. Pequeño de tamaño pero grande de espíritu, vienes a desarrollar grandes cosas. Cosas importantes por las cuales ya el mundo no será igual.

El triunfo te acompañó y se convirtió en tu aliado inseparable. ¿Acaso levantarte diariamente no es un triunfo? -¡Sí, es verdad, no lo es. Es un milagro!-. Pero te hicieron creer lo contrario. Según ellos no fue tu decisión, pero aunque no lo fuera la soportaste, en un acuerdo consensuado, una conveniencia personal apegada a la supervivencia, resistiéndote a morir y eso te hace coparticipe. Lo que no saben es que a esa edad ya decidías con criterio propio.

Eres un sobreviviente, pequeño pero no insignificante, eres poderoso, guerrero o guerrera, una persona verdaderamente gigante que soportaste una fuerza que te superaba en diez veces tu peso, aunque casi te quedabas sin aire para respirar. Una lucha injusta, poco equilibrada y aun así saliste con el laurel.

Quedando después de esta gran contienda, con olor a tempestad y con sonido a truenos, heridas de guerra dibujadas en tu conciencia, experiencias de intenso dolor marcadas profundamente en las células. Tantas experiencias, tanta tensión que hasta la excitación sexual recorría tu cuerpecito.

Hora de romper el paradigma que te unía al pasado, el corte más doloroso, el vínculo que te mantenía atado a la respiración de manera inexplicable. Pasando a ser uno y a estar solo nuevamente.

Después de la tempestad viene la calma, la tranquilidad, la paz interior, vuelve la soledad, pero esta vez de manera positiva, sabia, reflexiva. Llega una luz sobrenatural, un lugar hermoso y único. Apareciendo nuevamente la seguridad que habías perdido hacía minutos o quizás horas.

Pero pronto te das cuenta que a estas alturas, están planeando algo grande para ti, pero…tú tienes otros planes que son muchos más grandes aún y posiblemente en un tiempo no muy lejano se te presentará el dilema entre romper ese plan que tenían para ti o romper el que tú tienes; solo para complacer. Quizás querrás ejecutar el tuyo, el que te nace, el que sientes en lo más profundo de tu ser.  

Comenzando entonces con una serie de adversidades, que no hicieron más que darte la oportunidad de convertirte en un gran ser; lleno de éxito, el ser que eres hoy. Por el contrario, te hicieron verlo con otros ojos, con mirada cabizbaja y apenada marchitando tu espontaneidad, tu sentir y tu felicidad, intercambiándola por la excesiva lógica, la amargura y el dolor. Posiblemente las circunstancias han sido adversas y eso te ha hecho que olvides lo que en realidad eres.

Te hicieron creer que la culpa, la vergüenza, la incomodidad, él resentimiento y la ira marcarían tu vida y destruirían tu existencia. No te enseñaron a drenar con inteligencia, ni a aprovechar el éxito que te acompaña desde el inicio. Sabiendo que la derrota y el fracaso, son la primera manifestación obligatoria de todo triunfo. Aun sabiendo eso debes entender que esta vez no. Hoy no líder. De diez tiros, tal vez falles nueve, pero éste no. Hoy es hora de acertar. De dar en el blanco contra toda estadística. Contra todo pronóstico.

Es hora de perdonar a todos, primero porque es un acto de amor necesario para la salud de tu corazón y más que eso, es un acto de inteligencia que te quita el peso de encima para poder volar. ¡Hónralos y perdónalos! Pero sobre todo ¡Perdónate! Y si tienes que perdonarte pues todas las circunstancias la haz creado tú. Por eso, perdónate.

Te enseñaron a pensar y a buscar por todas partes una respuesta y sigues buscando algo que ni siquiera tienes que encontrar, vas rumbo a un sitio, un objetivo, una meta que no es más importante que el mismo proceso para lograrla y todo está en el mismo lugar que siempre ha estado, dentro de ti. Lo más importante de todo esto, está en la frase que dice el narrador de baloncesto de ESPN cuando un jugador encesta tres triples seguidos: “Lo está sintiendo”. Sentir la vida a cada segundo. Tan fácil pero complicado.

            Es hora de que te hagas consciente de lo sucedido pues, no existe un manual o unos pasos a seguir, si hay algo que tienes que seguir; es una voz que habla muy bajo y para escucharla, debes concentrarte; pues has estado atado a una cadena que es necesario romper para liberarte. No existe otra forma.

No se trata de control, no se trata de romper para controlar, se trata de romper para mover. Porque eres energía y la energía debe moverse y no estancarse. Eso eres tú, energía y debes estar en constante movimiento. No se trata de correr o caminar, se trata ejercer acciones que muchas veces, toma en cuenta movilizar pensamientos y sentimientos más que otra cosa.

Hoy solo he venido a recordarte que eres un líder, eres una líder y lo sabes. Sabes que tienes el potencial para ganar. Muchas veces te da vergüenza la victoria, no tanto por ti, sino por la pena de lo que le suceda al otro. Pues el otro también es un líder, que no ha podido tener su victoria; porque no ha querido o porque no se lo han dicho. Tu destino es hablarle pero no quedarte con él o ella. Su victoria es de él mismo y tiene que conseguirla con sus manos, quizás con algo de ayuda, pero no a empujones.

Ahora, su victoria jamás afectaría la tuya, al contrario son complementarias. Procura que la victoria del otro no te incomode, pues el universo es tan abundante que para todos hay. El sol sale para todos. La peor de las creencias que puede tener un ser humano y la más apartada de la realidad, es la que reza borrosamente que el universo es escaso y que sólo hay pocos recursos. Si alguien toma algo, eso se acabará y no alcanzará para todos. Pues resulta que el universo es infinito, así como la mente, así como la creatividad.

No debe ser motivo de vergüenza tener o no tener algo. Con humildad y con valentía, con transparencia y sencillez, con sinceridad y orgullo agradece lo que tienes o lo que te falta.

Siempre has sido un ganador, siempre has sido el líder, la líder. Siempre has sido el número uno. Porque tú estás aquí únicamente para llevar a cabo algo. Una verdad. Una idea que algún día supiste. Algo de lo que en algún momento estuviste seguro y convencido, pero que guardaste en lo más profundo de tu ser y quizás has decidido olvidar.

Y hoy solo estoy aquí para recordártelo. Eres un líder. Proponte lo que desees. No escatimes en pequeñeces, tú lo sabes. No te engañes tú mismo o tú misma, con una mentira que parece personal. Y arranca hoy.

No quiero que seas otro, sino aquel que llego primero entre millones, aquel que escogió entre cuatrocientas mil opciones, dejando a todas las demás por fuera y llegando a este momento en el que estamos.

Se acerca la hora en que vuelvas a ser tú, el líder que tu espíritu espera que seas. El hombre o la mujer que tiene una misión, que no es más que la de ser feliz primeramente para poder ayudar a que otros consigan su felicidad.

Perdona y aprende de tu pasado, vive y ama tu presente, planifica y construye tu futuro. Inicia hoy, porque hoy es tu día. Hasta luego número uno. Hasta pronto líder.

Angel Gamez
Angel Gamez
El #Líder, Escritor •Conferencista •Fundador de @FundaLideres •Fundador de @Fecleanos "Entregando el #corazón en cada #acción"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.