¿Emprender por dinero o por riqueza?
mayo 13, 2017
El Educador Extra-Ordinario
julio 28, 2017
Show all

No hay Meta

Agotado pero feliz porque ya llegaba a la meta, con sudor en la frente solo le faltaba un poco. Ya a punto de romper el celofán y declararse ganador. Había trabajado durante mucho tiempo. Los entrenamientos lo habían puesto fuerte, se había convertido en otra persona, un cuerpo con músculos poderosos. También emocionalmente era un duro. Con un corazón consolidado y un espíritu a flor de piel, era el momento justo para la victoria. Se imaginaba todos los días en la cima, triunfante. ¡Claro! el trabajo de visualización ya era rutina. Después de todo tuvo un gran entrenador que le había ayudado a crear una mentalidad de ganador. Todo estaba listo para su triunfo. Esta vez todos los obstáculos que había vivido por años iban a desvanecerse para darle paso a ese dulce sabor que ofrece  conquistar la cima, llegar a la meta. Recordó también unas instrucciones de su padre que le decía que lo más importante en una persona triunfadora era llegar a la meta. Y justo cuando llegó a lo que él creía que era la meta, pudo leer en el cansancio de sus hombros un cartel que decía: NO HAY META. 

          Consternado se dio cuenta que no existía aquello que siempre se había imaginado. Y miró el cartel confundido y desorientado. NO HAY META. De pronto respiró profundamente. Inspiró y expiró lentamente varias veces sintiendo como sus pulmones se llenaban de oxigeno. Mientras respiraba consciente empezó a conectarse con su interior de forma paulatina. Pronto estaba entrando en un estado de trance que podía sentir con delicadeza cómo se oxigenaba su sangre y sus células. Su imaginación era como un microscopio que veía el movimiento de cada célula en su cuerpo. De pronto volvía a la confusa “realidad” NO HAY META. Su corazón palpitaba en cámara lenta. Y observó cómo se conectó con su cerebro, luego con su mente para finalizar abriendo la puerta de su espíritu. De pronto lo vio. Llegó el Eureka. Una revelación alegre le inundó su cuerpo. NO HAY META. Pensó: -No es la meta soy yo. No es llegar, ni si quiera mantenerme. Es en quien me he convertido durante el proceso. Amo lo que he vivido. Siento la experiencia. Esa es la meta-.

Inspirado en mi amigo y mentor Josué Ávila.

Si te gustó, Comenta y Comparte. Sígueme en: 
@agamezliderazgo
Angel Gamez
Angel Gamez
El #Líder, Escritor •Conferencista •Fundador de @FundaLideres •Fundador de @Fecleanos "Entregando el #corazón en cada #acción"

2 Comments

  1. Pedro Suarez dice:

    Gran relato, muy buena prosa. Gran mensaje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.