Controlar el Miedo a hablar en Público
13 febrero, 2018
La Conspiración de los Líderes Día 10
23 julio, 2018
Show all

¿Competir es malo o es bueno?

¿Competir es malo o es bueno?

Esta pregunta me hace recordar el chiste del hombre que consigue a la mujer montándole los cuernos con otro hombre teniendo sexo en el sofá. El hombre para acabar con esa tragedia vendió el sofá.

Como hemos aprendido en la Filosofía FECLEANA. Nada es malo y nada es bueno. Seguro que existen miles de filosofías de vida que plantean lo mismo pero bueno, esta es la nuestra y así miramos el mundo.

Ahora, el hecho que nada sea malo ni nada sea bueno como lo dice la premisa, no significa que voy a matar, violar y robar, porque “nada es malo ni bueno”. Cuidado con el fanatismo y la generalización. Permítanme explicarme de una mejor manera.

Desde que un espermatozoide llega al óvulo primero entre millones podemos evidenciar que hay competencia.

No sé si es algo innato que tenemos los seres humanos esto de competir o son conductas aprendidas. Hay muchas teorías y estudiosos de la conducta humana que plantean la competencia como algo contraproducente para la salud mental.

Yo no estoy tan de acuerdo por aquello de lo del mueble que se plantea  al principio. No es el mueble el problema. Competir tampoco. Contrario a eso competir es algo mágico, grandioso. Por ejemplo los debates permiten que veamos nuevas ideas. Ideas que jamás pudiéramos haber visto si no tuviéramos ese estímulo de la discusión. En lo particular amo los debates. Siempre aprendo mucho de todos los puntos de vista de cada persona, la forma cómo piensan, el cómo se desenvuelven. A veces me pregunto qué hubiese pasado si Einstein no hubiese querido discutir o debatir sus hallazgos científicos con otros colegas. ¿Podría haber sido estimulado para descubrir otras teorías que hoy en día nos tienen con grandes avances?

“Es preferible que dos hombres estemos peleando aquí. A qué dos países estén en guerra”. Rocky Balboa. (Rocky de EEUU cuando peleo contra Drago de URSS).

Resultado de imagen para ivan drago y rocky balboa

Qué me dices del deporte. La pasión que desata. La cantidad de niños que han superado complejos, enfermedades, situaciones familiares y financieras, incluso evitar el consumo de drogas y alcoholismo. Lo que une a una nación, a un país a un continente. Y es obvio todo tiene pro y contras pero no es la competición en si el problema sino la forma y los valores con que se afronta.

Hay un concepto que me encanta que le he denominado “La Sana Competencia” que en sus múltiples dimensiones incluye la cooperación. ¿Quieres que te dé un ejemplo? Voy.

He representado a mi estado en múltiples competencias nacionales en el deporte del baloncesto. Además a mi universidad y pude jugar a nivel semi profesional por mucho tiempo. Pero específicamente en la universidad hice gran amistad con un compañero de equipo al que al mismo tiempo jugaba mi posición. Cuando él jugaba yo iba a la banca y viceversa. Durante los entrenamientos luchábamos el puesto, entrenamos fuerte para saber quién iba a ocupar la posición. Yo pensaba en él cómo alguien a quien vencer. Aun así le deseaba el bien, porque era parte de mi equipo. Y más aún porque era mi amigo. Además que mientras tuviera su estímulo y su talento eso indirectamente me iba a hacer mejorar. De hecho fue así, porque mientras jugábamos contra otro equipo esa competición interna entre él y yo nos hacia mejores y nos llevó a tener muchos campeonatos.

“Es hermoso ver a dos boxeadores al final de una pelea abrazarse, una vez que han estado cayéndose a golpes. Eso es Sana Competencia”.

Si un perrocalentero monta su carrito de perros calientes en una calle, y otro se pone al lado de él a vender perros. Algo interesante empieza a ocurrir. Si compiten de manera indiscriminada es posible no tengan tanto éxito que si empiezan a “competir sanamente” Porque compitiendo sanamente pueden cooperar en la promoción de los perros calientes y abrir una calle del hambre.

Hay una premisa importante a la hora de abordar la competición. Una afirmación poderosa que permite mirar con otros ojos el tema de la competición. No se trata dejar de competir. Se trata de hacerlo con energía serena y siempre con la intención de cooperar sabiendo que ese contendiente es un hermano y que en la medida que él sea mejor,  yo seré mejor.

Como el caso del agricultor que le da las mejores semillas a sus vecinos competidores pues cuando estos siembran calidad, el polen que se riega por el viento en la zona de siembra y sus alrededores le permite al agricultor cosechar mejores siembras.

Una afirmación que utilizamos en nuestra filosofía FECLEANA que nos permite afrontar mejor este aspecto de la competición es. “El Universo es Abundante y siempre hay suficiente para mí y para todos”.

De modo que de aquí en adelante me propongo mirar la competencia no como algo malo ni bueno. Sino como algo que debe ser afrontado teniendo como norte el concepto de sana competencia.

Ángel Gámez

Escritor Editor y Conferencista

@agamezliderazgo

Déjame un comentario y comparte este escrito.

Angel Gamez
Angel Gamez
El #Líder, Escritor •Conferencista •Fundador de @FundaLideres •Fundador de @Fecleanos "Entregando el #corazón en cada #acción"

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.