El Cuento de la Jubilación
1 mayo, 2018

La Fórmula de la Crisis

La Fórmula de la Crisis E=MC2

            Seguramente esta fórmula te parece familiar. Pero estoy totalmente seguro que no es lo que estás pensando. Seguramente te estás imaginando la fórmula de la teoría de la relatividad de Albert Einstein donde la Energía es igual a Masa por Velocidad al cuadrado.  Pero no es así. Para mi esta fórmula significa otra cosa y a mi equipo de trabajo y a las personas a las que les doy conferencias o estoy formando en mis cursos se las hago entender como las entiendo yo. Mi fórmula describe lo siguiente. Evolución es igual a Máxima Crisis al cuadrado.

E=MC2

         Posiblemente has escuchado que crisis es igual a oportunidad, que la palabra crisis en japonés significa oportunidad, que la crisis hay que transformarla en oportunidades. A lo mejor te han dicho que la crisis tienes que mirarla con otros ojos o que tienes que sacar la crisis de tu cabeza y concentrarte en lo que puedes hacer. Y es que no hay otra forma de evolucionar sino es a través de la crisis. Te quiero confesar que yo le debo a la crisis todo lo que he podido lograr como escritor. Y te voy a explicar porque. 

           Resulta que por varios años estuve en un trabajo como empleado donde tenía un jefe de esos de los que no te permite hacer nada nuevo y que desea tenerte pisoteado todo el tiempo, cada vez que deseas avanzar en algo coloca obstáculos y situaciones para minimizar tu evolución. Lo cierto es que para ascender dentro del lugar de trabajo donde me desenvolvía en ese momento tenía que rendir pleitesía, hacer todo como ese jefe deseaba, estaba prácticamente como sugestionado por él. Lo que me llevo a empezar a desarrollar actividades y poner en marcha toda la creatividad que podía por otro lado, en otras áreas que no eran las laborales en esa institución. La verdad hubo una fuerte crisis en mi trabajo en ese momento que me obligó a sacar fuerza e inteligencia extra y desarrollarme por otra vía. Entonces empecé a escribir. Y gracias a esa poderosa crisis que se me presentó en ese momento pude empezar mi carrera paralela como escritor. Si mi jefe hubiese sido un hombre genial y me hubiese apoyado en mi carrera en ese trabajo quizás no habría sido escritor y hubiese concentrado todas mis energías en ascender en ese trabajo. Gracias a ese momento de crisis que se me presentó y a mi espíritu emprendedor que no se durmió ante la adversidad sino que se retó, pude lograr convertirme en escritor. Nuevamente gracias a la crisis y gracias a mi jefe en cierta parte. Si ves a mi jefe por allí avísale que le agradezco grandemente por ser un maestro que presentó el escenario de crisis que me hizo evolucionar. Yo no pedí esa crisis. Tampoco se la deseo a nadie pero si llega la aprovecho como una oportunidad de evolución.

           Hoy Venezuela vive una de las crisis más poderosas de los últimos tiempos. Y la venta de libros ha caído fuertemente en las librerías. Por esa razón nos vimos obligados a buscar otras alternativas para hacer llegar el mensaje a las personas a través de los libros. Y gracias a esa crisis que hizo que bajaran las ventas de los libros considerablemente puedo decir que tocamos fondo. Lo que nos obligó a pensar con creatividad e idear un poderoso sistema de ventas de libros mano a mano que hoy está comercializando más libros que una cadena de librerías con todas sus sucursales. Pero fue la crisis la que nos llevó a la situación de poder generar el sistema. Sin la crisis no hubiésemos podido lograr este maravilloso sistema de ventas mano a mano que ayuda a muchas personas a generar ingresos mientras promueven sabiduría, crecimiento y evolución en la sociedad.

El Tiburón

A los japoneses siempre les ha gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas, así que para alimentar a la población japonesa los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro. Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado.

Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros, así podían pescar y poner los pescados en los congeladores, sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco y no les gustaba el congelado; por lo tanto, tenían que venderlo más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa, pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos.

Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco…

Y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas? ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías? Y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?  ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

(Mientras piensas en la solución…. Lee lo que sigue):

Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así que solo se relaja.

Experimentan el mismo problema que las personas que se ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y nunca maduran. Como el problema de los pescadores japoneses, la solución
es sencilla y se resume en esta Frase: 
Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente. Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un ¡Tiburón pequeño!

Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, para mantenerse vivos.

Cuando alcances tus metas proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él. Así que, invita un “tiburón a tu tanque”, y descubre que tan lejos realmente puedes.

Unos cuantos “tiburones” te harán conocer tu potencial, que no te asusten sus “dientes ni sus trampas”…tu sigue alerta, pero siempre “fresco”. Siempre habrá tiburones a donde vayas…

 

Es tan poderoso esto de la crisis que un día estaba conversando con mi compadre “Il Compadre” que estaba próximo a irse del país. A Inglaterra específicamente. Conversábamos sobre cómo iban las cosas en Venezuela, lo dura que estaba la crisis. También hablábamos sobre las oportunidades que tiene la crisis, la forma como esta te desarrollan internamente. Incluso conversábamos como los hermanos colombianos en la década de los ochenta e inicio de los noventa presentaban una gran crisis en su país lo que les llevaba a emigrar a Venezuela a ganarse la vida y con toda esa formación que tenían gracias a la crisis nos sacaban ventaja en producción, en emprendimiento, en resolución de problemas bajo presión. Hoy los hermanos colombianos poco emigran a Venezuela y al contrario los venezolanos estamos emigrando a Colombia y muchos otros países. Pareciera que se invirtieron los papeles. Y muchos de estos venezolanos que emigran están preparados para producir en cualquier país por el entrenamiento que deja la mejor escuela de emprendimiento del mundo actualmente. Y mi compadre me comentaba como iba preparado para abrir la mente y ver cómo emprender y sacar provecho del entrenamiento que tomó aquí en su país para aplicarlo en Inglaterra un país muy organizado donde la crisis es mínima. Al final me dijo; -Creo que me tocará volver a Venezuela muy pronto para no caer en la rutina que brinda Inglaterra. Creo que necesitaré la crisis venezolana para entrenarme próximamente.- Fue un momento de revelación para ambos observando la importancia de aprender de la crisis.

En nuestra organización por ejemplo, estamos en constante crisis. Si no hay crisis la generamos. Ahora tú me preguntarás; -¿Cómo lo hacen?- nosotros siempre estamos buscando nuevas alternativas, creando permanentemente nuevas formas de hacer las cosas, viéndolo desde otras perspectivas, nunca nos dormimos esperando a que todo salga bien, pues nos aseguramos de que así sea. Constantemente nos estamos retando y poniendo nuevos límites. Esa es una buena forma de generar crisis en la zona de confort, de colocar un tiburón en la pecera. Incluso nos metemos en problemas que jamás hemos resuelto. Cuando un cliente trae una situación siempre decimos que podemos lograrlo que nos permita crear la solución y de esta manera damos con la evolución mental, la creatividad, surfeamos la ola, saltamos el obstáculo para llegar al éxito.

           Cuando revisas la mayoría de las historias de éxito, todas han surgido de adversidades. Las mayores economías mundiales se han levantado de las crisis más importantes después de una guerra o después de un acontecimiento de impacto natural, político, económico, entre otros, en fin de una crisis poderosa. Lo que demuestra que la fórmula que te presento al inicio del tema es efectiva. Evolución es igual a Máxima Crisis al cuadrado, E=MC2.

           Ahora, ¿Qué tienes que hacer para que puedas evolucionar ante la crisis? Obviamente empezar a tener presente la creatividad, mirar el fenómeno desde otra perspectiva. Mantenerte más optimista que los músicos del Titanic. Pero sobre todo arriesgar. Entregarse a lo seguro no es una opción en la nueva economía, hay que estar arriesgando todo tiempo, poner en marcha. No vamos a saber hasta que no iniciemos. Todo lo demás es un juego con tu mente, un trabajo de imaginación, pero hasta que no arranques con lo que deseas llevar a cabo no sabrás si será bueno o no. De esta manera avanzando podrás darte cuenta rápidamente que tienes que mejorar. El riesgo es un factor fundamental en el emprendimiento.

Riesgo

¡Arriésgate! Haz que algo suceda. Por las cosas que amas. Por las cosas que te apasionan ¡Arriésgate! Respirar es arriesgar como dice Calle 13, porque ni si quiera sabes cuánto tiempo te queda de vida terrenal así que ¡Arriésgate! Cuando se acerque el día que tengamos que trascender biológicamente para irnos a otro plano a una vida espiritual nos vamos a arrepentir más de las cosas que no hicimos que de las cosas que hicimos y no salieron tan bien, porque el dolor que se siente cuando no hacemos lo que amamos es mucho más grande que el dolor que se siente cuando hacemos lo que amamos y no sale tan bien. ¿A qué le tiene miedo? ¡Arriésgate! Aunque no lo creas siempre estas arriesgando. Arriesgando a perderlo todo o arriesgando a no ganar nada. ¡Haz que algo suceda!

Y además de arriesgarte aprovechar la fórmula que te entrego con la mejor de las disposiciones, con alegría, como me pasa a mí cada vez que hay crisis porque sé que la crisis son muy buenas noticias para los emprendedores y una oportunidad de evolucionar espiritual, mental, emocional y financieramente. El carácter del emprendedor se mide cuando hay crisis.

E=MC2.


Si te gustó, Comenta y Comparte. Sígueme en: 

@agamezliderazgo

Deja un comentario