agamezliderazgo/virusmaspoderoso – página

¿CUAL ES EL VIRUS MÁS PODEROSO?

Existen muchos virus poderosos difíciles de matar que se alojan en el cuerpo dañando la vida del hospedero cuando éste no sabe conseguir la cura o incluso si no puede vacunarse.
Los virus pueden contagiarse y ser causal de enfermedades de todo tipo. Hasta llegar a matar.
Pero qué pasa si yo le digo a usted que hay un virus tan poderoso que puede afectar al hospedero, al humano y controlarlo de manera que este atente contra la vida de otras de personas, incluso acabando con la vida de muchos y perjudicando de manera indirecta a personas que no tienen el virus. Es decir un virus que puede controlar la mente al punto que el infectado se vea impulsado a quitarles la vida a otros.

Un virus que puede transmitirse sin contacto físico y que ni si quiera su contagio es por partículas envirus-microscopio-588x257 el aire. Pero mucho peor. Un virus que puede contagiarse aun cuando las personas no están ni remotamente cerca. ¿Qué clase de virus será este virus que puede matar a muchas personas al mismo tiempo? y mucho más maquiavélico todavía, el virus puede controlar al huésped llevándolo a no aceptar la cura y a querer infectar a otros de manera intencionada.

Imagínese que existe este virus que incluso el dolor que se debe sentir para curarse, es un dolor inexplicable que a veces es mejor para el huésped que está infectado continuar con el virus antes que curarse. Incluso en vista del control que tiene el virus sobre el huésped, este prefiere morir que permitirse la cura. Después de todo ya el virus tendrá otro huésped al asecho.
Un virus muchas veces tan maligno que un padre posiblemente querrá forzar a sus hijos a infectarse de manera premeditada con la única intención de que la vida del virus prevalezca.
¿Puede existir entonces un virus de tal magnitud?

Este es un virus que puede a llegar a ser tan maligno que su contagio es muy fácil y se propaga utilizando muchas vías y muchos transportes que pueden encontrarse en cualquier parte y su especialidad es estar en lugares concurridos.

¡Sí! ya existe un virus como este y no es más que el virus de las ideas. Las ideas vistas como creencias, dogmas religiosos, tendencias políticas, opiniones, paradigmas.
Quiero tomarme unas líneas para explicarle mejor de que se trata.

Existe una “pseudo” ciencia (no sé qué le falta para serlo) que estudia a las ideas y las creencias como unidades vivas y el cómo éstas están dotadas con la capacidad de transmitirse de un cerebro a otro como si fuesen virus, controlando las acciones y todo el comportamiento social de las personas, esta rama de estudio es llamada Memética.

La Memética es un resultado interdisciplinario que abarca la biología evolucionista, la ciencia cognitiva y la psicología evolucionista.

El planteamiento general es sencillo y al principio puede parecer bastante llano y carente de argumentos pero cuando se profundiza en el asunto, se compara con lo cotidiano y se observa con atención, encontramos que tiene alta veracidad.

Imagínese la genética que es un campo de las ciencias biológicas que busca comprender la transmisión de información a través del ADN entre individuos. Bueno es muy parecida la Memética que busca comprender las ideas, los pensamientos, las opiniones, los gustos, el impulso mental, las creencias, transmitidas de una mente a otra en una sociedad.

Piense en esto: Genética- Genes. Memética – Memes.
Si nuestra naturaleza como humanos no fuera mimética o imitadora entonces la Memética y los memes no existieran. Los memes son la unidad transmisible entre mentes.
Ahora bien, observamos cómo una empresa inventa un mecanismo para mejorar las ventas y otra aplica benchmarking y la copia. Una persona inventa un refrán o alguna jerga y otras la copian sin mediar palabra alguna. La idea estaba en el “aire” y contagió a alguien. Da la impresión para el que copia, que ha sido él quien asumió o tomó la idea pero fue la idea quién le tomó.

Los memes pueden ser cualquier cosa, un meme puede ser una idea, una información, un refrán, una teoría, un comportamiento, una pieza musical, un fundamento religioso, un hallazgo de la ciencia, una instrucción, un símbolo, un eslogan político.

Piense por un momento en cambiar de religión. No es tan fácil ¿verdad? Y si le digo que por favor se cambie para ser fan de otro equipo deportivo que no es el mismo con el que siempre se ha identificado, del cual tiene escaparates llenos de franelas, llaveros y todo lo demás. No es tan fácil ¿cierto? Esto es memesdebido a que esa idea, creencia o preferencia se ha instalado en su mente de manera arraigada y no permite que usted se deshaga de ella. Es como si tuviera vida propia. Si no tuviera “vida propia” una idea, una creencia o alguna opinión, sería fácil extinguirla de nuestra mente. Pero no es tan fácil.

Podemos evidenciar a un meme en acción cuando observamos cómo alguien quiere copiar a otra persona en ideales, pensamientos y opiniones pero también podemos saber que alguien esta contagiado de memes-virus cuando una persona quiere forzar a otra a pensar igual a esta, cuando se quiere convencer casi obligado a otro a que comparta el punto de vista, esto sería un meme apoderado de una mente y queriendo conquistar otras más.

Una batalla entre memes podríamos verla en un debate o discusión donde no necesariamente el ganador del debate es el meme que va a prevalecer pues puede haber quedado alguna semilla de idea sembrada en el ganador que posteriormente germine.

Lo que se quiere plantear más específicamente es que en las discusiones no es la lucha de personas por hacer valer puntos de vista lo que está presente sino una contienda de ideas o creencias procurando prevalecer. Porque cuando un meme se ve en presencia de otro meme opuesto, este representa una amenaza y empieza a controlar a la persona para que esta elimine cualquier peligro que atente contra su extinción.
En pocas palabras usted no tiene opiniones las opiniones le tienen. Tampoco tiene creencias las creencias lo tienen a usted.

“Es más fácil engañar a alguien, que convencerlo de que fue engañado” Mark Twain.

Es natural que tengamos creencias, opiniones y preferencias. Todo humano las tiene. El problema se presenta cuando estas opiniones, creencias y preferencias nos limitan y nos condicionan, restringiendo nuestra evolución, nuestro éxito, nuestra satisfacción y felicidad.

Es a este tipo de ideas. Ideas que no nos ayudan, es a las que llamo virus. Virus poderosos que se instauran en nuestra mente y nos llevan a tomar decisiones que nada tienen que ver con la libertad.
Por pequeño o grande, sencillo o complejo, corto o largo. Cualquier planteamiento que se enganche en nuestra mente o en la mente de alguien es un meme. Y cuando no nos lleva a ninguna parte y es más bien un limitante para nuestra existencia, entonces ese meme se convierte en un virus.

Una idea excelentemente planteada puede convertirse en un poderoso meme al que su mente puede abrirle la puerta para que esté entre y se apodere. Pero muchas veces la sencillez de un planteamiento, de una idea suele ser más poderoso para contagiarse.

Los gobiernos, las empresas, las instituciones religiosas, los partidos políticos, la ciencia y en general las organizaciones, invierten millones con la intención de propagar sus memes, sus ideales, sus planteamientos, a través de la propaganda, publicidad, medios televisivos y radiales, redes sociales, boca a boca en general cualquier medio. Y en el caso que nos concierne, los líderes hacen lo que sea para que sus seguidores puedan “contagiarse” de sus memes.

Entonces hay líderes que buscan muchas veces propagar no sólo los memes sino también los virus con creencias limitantes y buscando apoyo ciego por parte de sus seguidores.
Tenga cuidado de los memes que se instauran en su mente. Porque hay líderes al asecho tratando de propagar sus memes para que más y más personas queden contagiados de sus ideas y así hacerse más poderosos, tener más seguidores y procurar prácticamente esclavizar a las personas.

Un examen sencillo es observar si los líderes quieren hacer valer sus ideas por encima de la sensibilidad humana. Es decir, primero la idea, la creencia y luego la persona. Proponen estar al servicio de las ideas o las creencias primero que a las personas. Si esto es así, estamos en presencia de un conspirador. ¡Alerta!

Diversos partidos políticos, varias religiones, algunos eslóganes empresariales entre otras cotidianidades procuran instaurarse en nuestra estructura psicológica con el único objetivo de tener el control total.
Y hay sutileza estratégica para instaurar de manera inconsciente a estos virus en muchos sistemas sociales.
A lo mejor puede parecer exagerado lo de la planificación estratégica para propagar estos virus a la gente, pero cuando observamos la cantidad de muertes en las guerras, contiendas entre personas que no saben ni porque están peleando, visto en múltiples eventos históricos o sin ir muy lejos y solo por nombrar uno, la caída Las Torres Gemelas, de esta forma empezamos a entender lo malévolo de los memes instaurados en los responsables de tan vil acto.

La enfermedad más poderosa que pueden causar estos virus son el fanatismo ciego y el extremismo exagerado bloqueando por completo cualquier tolerancia a la libertad de pensamiento al punto de estrellar aviones a edificios llenos de personas por el único motivo de pensar diferente a nivel religioso, político o patriótico.
No sé si la mayor parte de la población mundial se mueve de manera automática repitiendo discursos, consignas, comportamientos, sin antes haberlos pensado, aun cuando estas ideas puedan ser nada beneficiosos para su evolución, pero aun así siguen repitiéndolas pues es un efecto del virus. Y solo le dan fuerza a la conspiración pues todo es parte de un juego.

Debo decirle que así como la propagación es poderosa y casi inevitable, hay cura para esos virus además de vacunas para evitarlos y hacernos inmune. Pero esas vacunas hay que estárselas colocando constantemente pues van perdiendo vigencia. Algunas de ellas son la reflexión profunda, contradecirse y cuestionarse constantemente, ponerse en los zapatos del otro y analizar el porqué de una conducta u otra. Hay otras vacunas que también funcionan como por ejemplo, el diálogo asertivo, la buena y eficaz comunicación, creatividad, buenas relaciones, aprendizaje, flexibilidad mental, metas, superación, buena compañía, buenas acciones, buenos libros, lecturas variadas.

Este es un tema a prestarle especial atención de ahora en adelante para saber a qué líder seguir o también para tener presente la mejor forma de liderar. Pero sepa que la conspiración se mantiene al asecho difundiendo sus memes en múltiples formas, ya sea abiertamente o de manera más sutil. Ojo visor, oídos alertas y ponga a prueba su sentir.

“El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca” Immanuel Kant.

Ángel Gámez

@agamez26 – agamez26@hotmail.com

LEER MÁS…