Egoísmo Inteligente para generar Prosperidad
24 abril, 2018
El Cuento de la Jubilación
1 mayo, 2018

Controlar el Miedo a hablar en Público

TIENES MIEDO DE HABLAR EN PÚBLICO
Imagen relacionada
DESARROLLA LA CONCIENCIA DE LÍDER ORADOR

El miedo es libre. El miedo es un mecanismo de auto defensa que tienen los seres vivos. El miedo es importante y necesario, si no observe a un venado que tiene cerca a un tigre. Gracias al miedo puede huir, si no se convierte en comida. Mi abuelo siempre me decía: «El miedo es difícil de evadir, pero las cosas se pueden hacer con o sin miedo, lo importante es hacerlas, eso es valentía». Hacer lo que se tenga que hacer, con o sin miedo.

Conversando con El Genio de la Oratoria, me decía que conocía ampliamente lo que representa hablar en público, desde el punto de vista del miedo, tanto por las investigaciones que se han hecho sobre el tema como por la experiencia que tiene.

Y estoy completamente de acuerdo con él: a casi todas las personas les da cierto susto cuando les toca hablar en público. A algunas más que a otras.

Imagine que le toca hablar en público en este preciso momento, que hay 500 personas a su alrededor y que el micrófono está enfrente de usted esperando para que diga sus palabras. Seguramente si lo imaginó, sus palpitaciones aumentaron. Eso no significa nada malo. El problema radica cuando el miedo se transforma en pánico.

Es indispensable conocer la diferencia entre miedo y pánico. El miedo te permite agudizar tus sentidos al máximo, reaccionar rápidamente y con eficacia, como el caso del venado cuando escapa del tigre. Sin embargo el pánico te deja petrificado, sin poder reaccionar.

En la universidad jugué baloncesto. Muchas veces estuve en la banca y vi cómo algunos jugadores realizaban malas jugadas haciendo que se perdiera el juego. En momentos difíciles no daban lo mejor de sí, porque el pánico se apoderaba de ellos. Por otro lado, había jugadores que siempre hacían lo esencial para ganar. Y cuando se le preguntaba a los compañeros que hacían las buenas jugadas en los momentos oportunos si habían sentido miedo, decían que sí, pero que lo habían enfrentado, por eso pudieron resolver las situaciones.

Muchas veces me tocó a mí «botar el juego» y otras realizar la jugada ganadora, y la diferencia radicaba en controlar el miedo, no en extinguirlo.

Pero lo más importante de todo esto es que al principio, en momentos de presión, no sabíamos qué hacer. Pasamos por momentos difíciles que no sabíamos manejar como equipo. Hasta que recibimos toda la sabiduría del Psicólogo Deportivo Ricardo López, quien nos enseñó muchas técnicas para programarnos y dar lo mejor de nosotros como equipo de baloncesto en momentos de verdadera presión.

Después de recibir aquella enseñanza pasamos por momentos de estrés y tuvimos la capacidad de tener la «sangre fría» para resolver las situaciones y jugadas más difíciles. De esta forma pudimos titularnos y lograr varios campeonatos. Hoy en día muchos de mis excompañeros de equipo de la universidad juegan en la liga profesional, y todo esto gracias a las técnicas de autocontrol que nos enseñó aquel psicólogo deportivo.

A todas esas técnicas les hicimos unas adaptaciones y ajustes y las queremos compartir contigo para que las utilices cuando tu cuerpo, tu mente y tu corazón pretendan entrar en pánico a la hora de hablar en público.

Vamos a repasar varios aspectos a los que llamo Conciencia de Líder Orador que le van a permitir autocontrolarse y autoprogramarse para tener éxito, tanto en sus presentaciones en público como en cualquier actividad que se proponga.

Existen tres aspectos que pueden ser nuestros mejores amigos o nuestros peores enemigos. El cuerpo, la mente y el corazón. Literalmente, usted puede preparar el cuerpo, la mente y el corazón para tener éxito o fracasar.

No se trata del miedo. Como dije anteriormente, el miedo es necesario en muchos casos, pero en proporciones adecuadas. Se trata de lo que debe hacer usted para programarse. Olvídese del miedo, esa es una condición humana necesaria para la supervivencia. Vamos a concentrarnos en otros aspectos.

Una vez escuché al Genio de la Oratoria diciendo: “Cada vez que me presento en público, siento miedo. Y qué bien que puedo sentirlo, porque el día que no sienta miedo creo que se acabó la magia. Siento miedo porque es algo importante para mí. Conversar en público es una bonita oportunidad que me da la vida para expresarme, para que otros puedan observar y quizás aprender algo”.

Pero quien más aprende es quien habla. Por esa razón siempre busco una excusa para expresarme en público, a pesar del miedo que representa para mí». «Se organizan cursos, charlas, cualquier situación es buena para hablar en público. Porque el aprendizaje para mí está garantizado. El miedo es un motivador que hace que me prepare mucho mejor y me pone atento para que mantenga mis sentidos bien alertas. El miedo hace que indague e investigue sobre el tema, que repase y repiense lo que voy a decir y no me confíe. Muchas veces el exceso de confianza es lo que perjudica».

Seguía diciendo El Genio de la Oratoria: «La mayoría de los accidentes que sufren las personas que escalan el Everest (una de las montañas más altas del mundo y con precarias condiciones climáticas) suceden cuando vienen bajando. Después que han conquistado la cima.

Y cuando les preguntas a los alpinistas por qué ocurren los accidentes bajando y no subiendo, la respuesta es que la mayoría de las personas, por la euforia de haber llegado arriba, le pierden el respeto bajando, se confían, se les olvida que queda un camino de igual cuidado por recorrer. Por ese exceso de confianza es que ocurren los accidentes. Por eso se hace necesario tener algo de miedo, para seguir alerta y pendiente, con los ojos bien abiertos y los sentidos bien alerta.

En un terremoto muchas personas pierden la calma. Otras no. Las que pierden la calma experimentan con otro tipo de pánico. Las que no pierden la calma y ejecutan un desalojo siguiendo las normas, mayormente son las que se salvan. Pero todas las personas en un terremoto sienten miedo, la diferencia de salvarse o no está en cómo ejecuten, con pánico, perdiendo la calma, quedándose petrificados; o con miedo, pero ejecutando con calma.

Vamos a empezar a ver uno por uno los elementos de la estrella que conforman La Conciencia de Líder Orador. 

No eres el único que te asustas, aquí vemos un profesional que tiene años hablando en público sintiendo miedo. 

Comentarios del lector

La justificación del miedo es para advertirnos, para estar alerta, no para temer. La diferencia entre un temerario y un valiente es que en el último; el miedo siempre estará presente mientras que al temerario la ausencia de miedo lo transporta a un ambiente más vulnerable en términos de respuesta a las situaciones. La presencia del Miedo en algunas culturas sirve de simbolismo a la mente inamovible, que a pesar de sentir miedo la mente permanece intacta y nos puede ayudar a salir de situacion es inesperadas con la capacidad de análisis y decisión que no se tiene cuando se está en pánico, los japoneses le llaman FUDOSHIN (Corazón o Mente Inamovible).

Ingeniero Manuel Pedroza @manuelpedroza 

Respiración: Controlar la respiración es el primer paso firme para poder dominar el miedo. Muchas personas no saben controlar su respiración. Aun sabiendo la importancia que representa la respiración para los seres humanos. En el día respiramos unas 20.000 veces, pero si ejecutamos mal la respiración, difícilmente podremos tener éxito en cualquier actividad que nos pro pongamos, en vista que nuestro organismo y nuestro cerebro no van a funcionar óptimamente, ya que el combustible del cerebro y del cuerpo es el oxígeno, y al no saber respirar, le estaríamos negando tal combustible.  

Concentrarse en la respiración le permite centrarse en el aquí y ahora, pensando sólo en el presente, para preparar el futuro. Respirar profundamente y con ritmo permite también que nuestras pulsaciones bajen y que nuestro cuerpo se relaje más fácilmente. De esta manera evitará entrar en pánico, además permite que se active la memoria más fácilmente para así recordar todo lo que tenía pre parado
decir.

Siempre que falta poco tiempo para la presentación se aceleran las pulsaciones del corazón y el ritmo respiratorio, y respirar profundamente es la herramienta de inicio para controlar el miedo. 

Existe una técnica para respirar llamada el 4x4x4-abdominal, llamada así porque usted toma el aire por la nariz lo lleva hasta el abdomen y lo bota por la boca. Y al inspirar cuenta hasta 4, luego aguanta la respiración por 4 segundos y al botar el aire cuenta hasta 4. 

Haga la prueba con el ejercicio de abajo. Siéntese de manera confortable, sin cruzar brazos ni piernas. Inspire lentamente contando mentalmente 1, 2, 3, 4. Retenga el aire en el abdomen contando mentalmente 1, 2, 3, 4. Expire contando
mentalmente 1, 2, 3, 4. Repita este ciclo cuatro veces.

Después de haberse tomado una pausa para hacer este ejercicio, observe los resultados, experimente cómo se siente. Este ejercicio es ideal para cuando necesite memorizar cualquier discurso, pero sobre todo minutos antes del discurso para controlar el miedo. Le traerá grandes beneficios. Repítalo las veces que sea necesario hasta que lo domine. Incluso, al principio es ideal realizarlo varias veces.

 Relajación: Nuestro cerebro experimenta con ondas cerebrales, que no son más que la actividad eléctrica producida por el cerebro. Se miden con el electroencefalógrafo. Gracias a la ciencia hoy sabemos que existen varios tipos de ondas cerebrales. Cuatro de ellas son: alfa, beta, theta y delta. Cada una de ellas se manifiesta dependiendo del estado mental y corporal en que nos en contremos.

Onda Alfa Relajación, tranquilidad, creatividad, inicio de actividad plena del hemisferio izquierdo y desconexión del hemisferio derecho.

Onda Beta Estado de alerta máxima, vigilante, miedo; es la situación normal cuando estamos despiertos, conduciendo o trabajando, en donde estamos en estado de alerta, ansiedad.

Onda Theta Estado de vigilia, equilibrio entre los hemisferios izquierdo y derecho, plenitud, armonía.

Onda Delta Estado hipnótico, hemisferio cerebral derecho en plena actividad, sueño profundo, meditación.

Otro aspecto a tomar en cuenta para estar relajados es el movimiento ocular rápido que ocurre durante sueños cortos o ensoñaciones, lo cual permite que tengamos la mente descansada y fuera de estrés.

El movimiento ocular podemos ejecutarlo de manera inconsciente o con ayuda externa, mientras estamos relajados para ayudar a que experimentemos visualizaciones y diálogos internos de autoafirmaciones positivas.

Estar relajado le permite tener la mente serena para dar mejor respuesta a las exigencias de la oratoria. Con la mente serena podemos darnos cuenta de los detalles, de los pequeños gestos del público que nos va a dar un feed back de cómo vamos en el discurso, si tenemos que cambiarlo o mantenerlo, recortarlo o ampliarlo, además de recordar todo lo que tiene planeado para decir. Pero con el agua revuelta es difícil ver el fondo, por eso se hace necesario estar en estado de relajación antes de iniciar un discurso.

No digo con esto que durante el discurso usted no pueda excitarse, emocionarse; me parece que dependiendo del tipo de discurso pudiera ser necesario hacer lo, para transmitir tal emoción, sólo que hay que hacerlo de manera controlada y saber cuándo regresar al estado de tranquilidad.

Mantener la relajación antes del discurso permite que se pueda controlar el miedo y aleja el pánico, dándole a usted la seguridad que necesita para dar lo mejor de sí en cada presentación.

Practique ahora. Haga este ejercicio inmediatamente terminado el ejercicio de respiración 4x4x4 abdominal (si desea puede repetir el primer ejercicio de la conciencia del líder orador y seguir con este).

Puede cerrar los ojos y dirigir la mirada con los ojos cerrados a las diferentes partes del cuerpo. Iniciando por el pie izquierdo, luego el pie derecho, tobillo izquierdo, tobillo derecho, rodilla izquierda y rodilla derecha y así sucesivamente hasta llegar a la cabeza. Con esto ejecutará el movimiento de los ojos y permitirá acercar su cerebro a experimentar con ondas alfa y delta, especiales para relajarse y descansar.

 Diálogo interno: pasamos una cantidad de tiempo muy grande conversando con nosotros mismos, gracias a una vocecita interna que tenemos en la cabeza. Usted se preguntará ¿cuál vocecita? La misma que le permite leer sin abrir la boca y sin mencionar una palabra. Esa vocecita es la que se comunica con usted constantemente y esa conversación que tiene usted consigo mismo es a la que denominamos Diálogo interno.

Las investigaciones recientes indican que la mayoría de las personas pasan una gran parte del tiempo conversando con la vocecita de manera negativa. «Seguro me va a ir mal», «no estoy preparado para esto», «¿y si no me sale bien?», «seguro se van a burlar de mí», «no sirvo para esto». Todo este diálogo interno negativo hace que nuestra mente se programe para el fracaso.

Utilizar un diálogo interno positivo puede ser de gran ayuda para calmar el miedo, pero sobre todo para programarte para el éxito.

Lo que debe hacer es concientizarse de esto e iniciar por cambiar ese diálogo negativo por un diálogo positivo.

Ahora que lo sabe o lo está reforzando, usted puede ponerlo en su mente consciente y utilizarlo como una herramienta que le brindará resultados satisfactorios.

Puede hacerlo luego de los dos ejercicios anteriores, repitiendo en voz baja o mentalmente varias afirmaciones positivas sobre su oratoria. Luego puede ejecutar este ejercicio antes de una presentación y notará un gran cambio de actitud.

Repita en voz baja o mentalmente tres veces cada afirmación:

• Yo__________________ merezco tener el  mejor de los éxitos en mis presentaciones en público.

• Mi sola presencia es suficiente para producir buenos resultados.

• Mis gestos y mis palabras agradan a los demás.

• Yo__________________ tengo total seguridad de lo que voy a decir.

• Acepto los errores sin complejos y puedo aprender de ellos.

• Yo__________________ amo hablar en público. 

• Yo__________________ puedo recordar con facilidad todo lo que tengo planeado decir.

• Yo__________________ puedo aprender rápidamente a sacar provecho de las técnicas de La Oratoria de los Líderes.

Escriba o piense en otras más:

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Si usted no ha realizado los últimos tres ejercicios, le pido que los haga juntos en este momento. Y al finalizar su ejecución, quiero que responda mentalmente o por escrito esta pregunta: ¿Cómo se siente?

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Comentarios del lector

El miedo es necesario, sin el miedo nuestra mente y cuerpo están en un estado de extrema confianza y seguridad, pensamos que nada nos puede pasar. No es malo NO sentir miedo en algunas oportunidades ya que esto nos hace sentir bien, sin embargo el miedo es el motor que nos impulsa a prepararnos e investigar para llevar a cabo cualquier actividad en nuestra vida y ¿por qué? Porque nos da miedo fracasar. El mismo miedo al fracaso nos tiene alerta a todos los elementos del ambiente que nos rodea, proporcionando diversas estrategias para actuar como síntoma de sobrevivencia.

Mirisbel Ramírez Prof. Educación Preescolar @mirisr

 Visualización: Todas las personas son expertas visualizando. Unas más que otras, pero en realidad todos podemos imaginarnos cosas, tener imágenes visuales en la mente, a menos que tengamos un problema neuronal. 

Pero en general la visualización es algo natural en nosotros los seres humanos.

Incluso se ha demostrado que las personas ciegas pueden hacerse imágenes mentales. El problema está en que muchas personas visualizan lo que no es conveniente para ellas.

Así como ocurre con el diálogo interno negativo, muchas personas tienen imágenes negativas de lo que les puede suceder. La intención principal de dar a conocer el concepto de visualización en La Conciencia de Líder.

Orador es que usted empiece a visualizar imágenes positivas de éxito, mucho antes de llegar a su presentación.

Por ejemplo puede imaginarse a usted mismo conversando y al público sonriendo agradándose de su presentación, hablando de manera fluida. También puede imaginar al público aplaudiendo. Y así muchas visualizaciones positivas.

Si usted puede juntar el diálogo interno positivo con visualizaciones positivas, podrá controlar su miedo, mejorar su actitud ante la presentación en público y aumentar enormemente su posibilidad de éxito en cualquier discurso que ejecute en cualquier ámbito.

Hay un material interesante que se llama Conciencia de Líder Orador, que es una relajación guía da que mezcla intencionalmente y de manera minuciosa todos estos elementos que se muestran en la estrella de la Conciencia de Líder Orador. Ese material fue crea do con la intención de que usted lo escuche varias veces y aumentar su confianza y su potencial para hablar en público.

Anclaje: hay un video que siempre muestro en los cursos y talleres sobre «Er Conde del Guácharo» (uno de los mejores humoristas de Venezuela) donde pasan los tras cámaras de su show.

Todo lo que son los preparativos, e incluso la forma cómo se prepara él desde el punto de vista mental. Y se puede observar cómo el humorista, que tiene años hablando en público, se pone nervioso cuan do está a punto de salir a escena.

Pero lo más importante es lo que hace. Tiene todo un ritual donde realiza múltiples saltitos, ejecuta la señal de la cruz varias veces y se da fuerzas haciendo gestos como un gorila. A todo este ritual se le llama Anclaje.

El Anclaje es un procedimiento utilizado por los atletas, actores, políticos, en fin, cualquier profesional o persona que va a ejecutar alguna tarea donde requiere de todo su potencial en un momento específico. El Anclaje puede ser un gesto, una palabra, un grito, un amuleto que nos trae el recuerdo o nos permite visualizar de mejor forma situaciones de éxito que nos prepara mentalmente para dar lo mejor de nosotros en el momento adecuado.

Conseguir el Anclaje no es fácil, a veces pueden pasar días, pero luego de conseguirlo podrá llenarse de los beneficios que nos trae estar preparados mentalmente para afrontar cualquier situación, y en este caso la Oratoria.

El Anclaje es inspiración. La persona que es capaz de utilizar el anclaje mental recibe una fuerza, una energía especial para tener éxito total.

No sé si usted ha experimentado con una sensación de triunfo que se manifiesta aun antes de tenerla. Bueno, déjeme decirle que eso es lo que se manifiesta en la persona que puede utilizar el Anclaje. Es un tema más de actuar que de describir con palabras. 

Le invito a que practique el Anclaje. No necesita comprender exactamente cómo funciona. Lo que sí necesita es aplicarlo. Hay personas que saben mucho de un tema pero no lo aplican, pero el verdadero éxito se manifiesta en la acción, y hoy en día vale más HACER que SABER y que TENER, pero sobre todo vale más SER, que HACER, que SABER y que TENER. Crea que puede SER un gran orador y eso lo llevará a HACER lo que hacen los grandes Oradores, así conseguirá TENER las calidades de un gran Líder Orador y podrá entonces discutir de SABERes sobre Oratoria.

«Los verdaderos guerreros ganan la batalla mucho antes de asistir a ella». Lao Tsé.

 Quiero decirle con toda honestidad que cada quien es responsable de instalar su Anclaje. Búsquelo, repito, puede ser un gesto, una palabra de aliento, su música favorita, una frase célebre, alguna lectura, un amuleto, algo que pueda inspirarle a dar lo mejor de sí. 

Si te gustó, Comenta y Comparte. Sígueme en: 

@agamezliderazgo

Si quieres aprender a ser u gran conferencista o un orador extraordinario haz  CLIC AQUÍ

Deja un comentario