Merecer o no Merecer

Merecer o no Merecer.

Felicitaciones por el excelente programa y a todos los panelistas. 

Me preocupa o llama mi atención profundamente la frase “mereció ganar” o “mereció un gol” y lo peor. “Jugó mejor pero no tuvo suerte”. Y dígame usted esto último “los tiros desde el punto penal son una lotería”. Si los penales son una lotería entonces que no los cobren y lancen una moneda.

Por lo anterior puedo decir en sus propios términos que: “me tienen podrido viejo” el fútbol es un deporte de alto rendimiento y que digan a estas alturas “mereció o no mereció” me parece una barbaridad.

Cuando un equipo va a ganar ni el mal arbitraje puede con la victoria y de eso tengo pruebas consistentes y cuentos reales.

Escuché por allí a alguien diciendo que Brasil se salvó y tuvo suerte por el palo de Pinilla contra Chile en el final de los 90 minutos. Que se clasificó por 3 centímetros. Le dije a estos, los mismos 3 centímetro que anularon el gol de Hulk entre el hombro y la parte proximal del brazo para el control del balón que terminó en gol anulado y que prácticamente sentenciaría el juego a favor de Brasil.

Tienen razón el deporte de alto rendimiento es de centímetros o de milímetros, no hay diferencias sustanciales entre el vencedor o el ganador. Al menos no a nivel físico, técnico, táctico pero si a nivel psicológico, emocional y espiritual. O mejor dicho dejémonos de formalidades si hay diferencias en las bolas, entre jugadores.

Por eso la precisión y el porcentaje de acierto es lo que se mide. Lo que se premia. Sino entonces vamos a darle el trofeo al que más patee al arco o al que más tenga el balón. (Mereció porque pateo más) “por favor me siguen teniendo podrido viejo”

Cambien la frase por algo más acertado quizás como: “intento más” o “tuvo buen desempeño” o “creó más opciones de gol” pero sólo las opciones no bastan.

Ya se ha demostrado en el fútbol moderno que a veces sin posesión de pelota, con menos tiros a puerta y otras estadísticas en contra se puede jugar muy bien y ganar contundentemente un partido.

Entiéndase que la defensa también es parte del juego y es un fundamento muy valioso del fútbol y defender bien y de manera impecable también es jugar bien y también es merecer.

Por otro lado he escuchado que ya no existe el “jogo bonito”. Eso es como que alguien esté en los Roques y no admire la belleza de la playa o los arrecifes. Si este ha sido el mejor mundial en cuanto a emociones, el mundial de la defensa de los porteros. Lo reflejan la cantidad de prorrogas. O ¿es que acaso una excelente barrida para sacar un balón o un choque cuerpo a cuerpo por el balón no es belleza futbolística?

Así que ya hay que ir cambiando esa creencia de lo que es jugar bien o mal y lo que es merecer o no merecer. Más aun ustedes que son educadores y llegan a miles. Culturicemos en futbol. Merece el que anota, el que gana no el que juegue bonito. Merece el campeón, el que se faja, el que hace que algo ocurra. No el que solo intenta sin bolas. Los intentos no bastan en el deporte.

Colombia no mereció ganar ante Brasil, porque no ganó. Sencillo.

No pido disculpas porque me han enseñado ustedes que “así se habla de Fútbol”.

Profesor Ángel Gámez

@agamez26